UFA

El Universum Film Aktiengesellschaft fue el estudio cinematográfico más importante de Alemania durante el período
de esplendor de la República de Weimar y durante la Segunda Guerra Mundial, además de ser una de las compañías más poderosas.

 

Orígenes

A principios de la Primera Guerra Mundial, la producción cinematográfica alemana era muy pobre. Los cines proyectaban una gran cantidad de películas extranjeras, principalmente de Italia, Francia y Estados Unidos, ya que la
producción nacional era muy poca como para cubrir la cantidad de horarios y salas de exhibición. Aunque el país germano compraba la producción extranjera, en el exterior se prohibieron las películas alemanas debido a la guerra.
En 1916, se tomaron medidas para apoyar al cine nacional. Se prohibió la importación de películas extranjeras, excepto las de origen danés, debido a la fuerte relación que Alemania mantenía con Dinamarca. Con motivo de las manifestaciones antibelicistas después de la revolución rusa en 1917, para promover films pro-guerra, el gobierno del presidente Hindenburg ordena al general Ludendorff juntar bancos y empresas, para fusionar varias compañías y crear la UFA con un fondo de veinticinco millones de marcos. La fecha de consolidación será el 18 de diciembre de ese mismo año, en Berlín, como una compañía de producción cinematográfica estatal para ofrecer servicios públicos de información y de propaganda durante la Primera Guerra Mundial.

A finales de 1917, la UFA busca controlar el mercado de post guerra, empezando, así, una carrera de liderazgo en la industria con la producción de más de 600 películas al año y atendiendo a una cifra de cerca de un millón de
espectadores diarios. Fue creada como una consolidación de las mayores empresas alemanas del sector cinematográfico, que incluían Nordisk, Decla, Krupp y L.G Farben, aunque la mayoría de las acciones fueron adquiridas por el Deutsche Bank. Las producciones alemanas se basaban en tres temas principales: leyendas y mitos; la servidumbre del individuo por la masa, y el cine erótico, justificado educativamente. Como oposición a las creaciones de alto contenido sexual predominantes tras la guerra, aparece otra línea productiva: superproducciones pseudohistóricas que tergiversaban la historia ridiculizando a otros países como Francia (Madame du Barry, Danton) o Inglaterra (Ana Bolena), ambientándose, a veces, en Oriente u otros lugares exóticos (La mujer del faraón, Sumurun).


Desarrollo

En el año 1919 produce el film El Gabinete del Dr. Caligari, uno de los ejemplos del expresionismo alemán, que fue un gran éxito comercial y una película muy influyente. Ese mismo año, abrió el UFA-Palast (Palacio de UFA) junto al Zoo Theater en Berlín. En este periodo del cine mudo, las películas eran muy adaptables a los mercados extranjeros y UFA, con su reputación internacional de empresa europea, empezó a ser un competidor serio de Hollywood. En la época de Weimar, el estudio produjo y exportó una cantidad ingente de material cinematográfico, marcado por grandes dosis de originalidad y creatividad. Durante este período de intensa actividad, aparecieron famosos directores como Fritz Lang (Metropolis y M, el vampiro de Düsseldorf) y F.W. Murnau ( Amanecer); y actores de la talla de Marlene Dietrich, que hizo su primera película hablada en UFA (El ángel azul). Junto con las películas de carácter experimental, la UFA cultivó un género cinematográfico específicamente alemán denominado “bergfilm” o “Cine de Montaña”, consagrado exclusivamente a la glorificación de la escalada, el descenso, el esquí, las avalachas, etc. De este género, son destacables películas como “La montaña sagrada” (1926) y “Éxtasis dorado” (1931). También, la futura directora Leni Riefenstahl inició su carrera en películas de este género.

 

Crisis y caída

El estudio conoció una importante expansión financiera a finales de los años 20, pero sufrió un duro golpe económico con el fracaso en taquilla de la película Metrópolis, mencionada anteriormente, en la cual había invertido aproximadamente 5 millones de marcos. En marzo de 1927 tomó el mando de la compañía Alfred Hugenberg, que estaba relacionado con Krupp. La compañía comenzó a producir propaganda nazi después de que Adolf Hitler llegara al poder en 1933. El ministro de propaganda Joseph Goebbels controló el contenido de los films de UFA mediante amenazas y presiones políticas. A causa de este clima, Lang, al igual que otros colegas suyos de UFA, abandonó Alemania, e inició una nueva carrera en Hollywood. Todo este maremagnum de creatividad y desarrollo, quedó interrumpido de golpe con la llegada de los nazis al poder en 1933. Antes de Hitler, ya existían tendencias pronazis en algunas películas. Tras su llegada al poder, la industria del cine se puso al servicio del nuevo régimen, poniendo punto y final a la época dorada del cine alemán, que no resurgiría de sus cenizas hasta bien entrados los años 60, con directores como Werner Herzog o Rainer Werner Fassbinder.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s